The Eternal Recurrence

Technique: Tom Tom Drum. Toy Train. Two speakers. Contact Microphone and Amplifier.

2011  - Cualquier semejanza con el original es pura coincidencia. Le laboratoire Gallery. México City.
2014 - Art or Sound. Fondazione Prada. Venezia Italia. Curator : Germano Celant.

 

The Eternal Recurrence Video

 

A toy train circular track is contained in a Tom Tom floor drum larger circumference, which serves as its base. The toy train turns in needles circles producing a small noise, but the drum is amplified with a contact microphone, producing a bigger sound that is projected by two large speakers, recalling then the big clamor of a real train. At the same time, the room qualities where this sound sculpture is installed, creates a feed back noise that comes and goes as the toy train turns, in a cycle, getting bigger and bigger. This is why this eternal coming back or the train returning to the same starting point is not always the same, it changes in time, as in Friederich Nietzsches eternal recurrence philosophic theory.

 

 


El Eterno Retorno

"Todo lo que es recto miente," mumuró el enano despectivamente. "Toda la verdad está torcida; el tiempo en sí mismo es un círculo."
Friederich Nietzche   “Así hablaba Zaratustra”.


Una vía de tren de juguete circular esta circunscrita en la membrana circular de un tambor de piso sirviéndole de base, y también conteniéndola a su vez en su circunferencia. El tren de juguete que da vueltas sin fin, produce un leve ruido, sonido miniatura que nada tiene que ver con un tren sobre la vía verdadera. Sin embargo, la membrana del tambor vibra, y esta a su vez está amplificada por un micrófono de contacto, produciendo entonces un ruido magnificado que  nos recuerda el sonido real de una locomotora. Por otro lado, el pequeño tren interactúa con el espacio circundante, ya que el nivel de amplificación de los altavoces produce una retroalimentación (feedback) cada vez que el juguete pasa por un punto específico de su circunferencia (como si se cargara de energía cada vez que cumple con un ciclo nuevo), creando a su vez un ruido periódico que crece continuamente, hasta que la ausencia del público en el espacio lo devuelve a su estado normal. Las frecuencias amplificadas son caóticas y dependen de la azarosa afinación del tambor, factor que nos hace cuestionarnos acerca de los distintos ciclos posibles de ese eterno retorno en espiral, concepto que tuvo su origen en la India y Egipto, y que luego fue retomado por Pitágoras, Nitzche y Schopenhauer.
De las teorías de Frederich Nitzche podemos deducir que el tiempo es infinito, una eternidad sin fin, pero ya que el espacio y la materia en el universo son finitos, limitados, entonces toda la materia en el universo se puede combinar, arreglar y re-arreglar en un numero finito de permutaciones. Como el tiempo es eterno, estas permutaciones pueden repetirse una y otra vez, y seguramente se han repetido ya muchas veces en el eterno pasado, y continuarán repitiéndose en círculos en la eternidad del futuro.